La presentadora peruana, Laura Bozzo, estuvo de visita a nuestro país para realizarse algunos retoque estéticos, pues según ella “el cuidado del cuerpo y de la piel hay que dejarla en manos de expertos”. La Red entrevistó a la presentadora para conocer un poco más de los tratamientos que se realizó aquí en Colombia.

La “señorita Laura”, quien tiene 66 años de edad, se realizó algunos retoques faciales como en las mejillas (tratamiento de plasma rico en plaquetas) y se inyectó bótox en la frente, además, se sometió a la técnica de hilos risos en las “patas de gallo” para que su cara se viera un poco más rejuvenecida.

ENTRETENIMIENTO La apariencia renovada de “Señorita Laura” tras realizarse retoques estéticos en Colombia COMMENTS
La presentadora peruana, Laura Bozzo, estuvo de visita a nuestro país para realizarse algunos retoque estéticos, pues según ella “el cuidado del cuerpo y de la piel hay que dejarla en manos de expertos”. La Red entrevistó a la presentadora para conocer un poco más de los tratamientos que se realizó aquí en Colombia.

La “señorita Laura”, quien tiene 66 años de edad, se realizó algunos retoques faciales como en las mejillas (tratamiento de plasma rico en plaquetas) y se inyectó bótox en la frente, además, se sometió a la técnica de hilos risos en las “patas de gallo” para que su cara se viera un poco más rejuvenecida.

señorita-laura-retoques-esteticos

Según la entrevista del programa, Laura Bozzo se realizó estos procedimientos por vanidad, pues le gusta verse y sentirse rejuvenecida porque “a los 66 años todo se cae, por eso hay que ayudarse un poquito (…) Estoy de acuerdo con que hay que arreglarse. Me arreglo, me hago de todo. Pero no convertirse en una obsesiva, compulsiva, y una víctima de una adicción”, afirmó.

“Con la edad uno se tiene que rejuvenecer. A mí eso de las caras jaladas, que se cortan y se ven así como leones, no me gusta. Entonces, me pongo plasma, bótox, me hago todo tipo de tratamientos”.

Esta no es la primera vez que la presentadora viaja a nuestro país a realizarse “retoques” y también confirmó que el próximo año desea hacerse un blanqueamiento dental y una cirugía en sus senos, pues aunque no le gusta tener “muchas boobies” considera que una talla adecuada puede ser una buena opción. Según Pulzo, Laura afirmó que “No tengo mucho, las quiero casi chatas, porque vieja y con mucho se ve ridículo. Digo vieja de cariño, porque me amo a mí misma” finalizó Laura.